Construir con una perspectiva feminista

  El feminismo es una de las corrientes del pensamiento y acción política contemporáneas representativa de la lucha, radical y a la vez pacífica, a favor de la democracia, el respeto a la dignidad humana, la igualdad y las libertades. (Foto: Medea, símbolo del feminismo)

 

ROSALINDA ÁVILA SELVAS*

El feminismo es una de las corrientes del pensamiento y acción política contemporáneas representativa de la lucha, radical y a la vez pacífica, a favor de la democracia, el respeto a la dignidad humana, la igualdad y las libertades.

El feminismo tiene una larga historia, múltiples versiones y estrategias, sin embargo, las vertientes con mayor eficacia política, entre las que se encuentran las feministas de los partidos socialdemócratas, se han potenciado superando el “mujerismo”, la subordinación, los lugares comunes, la victimización, la vocación de minoría, las dinámicas de resentimiento, dolor y carencia, los discursos simplistas y fragmentados, así como las respuestas emocionales, para dar paso a procesos de construcción de sujetos políticos plenos y autónomos, con capacidad de negociación y posibilidad de asumir la complejidad que implica apelar a la racionalidad política.

 

HACIA LA EQUIDAD DE GÉNERO

No obstante el largo trecho recorrido y los enormes avances alcanzados por el movimiento feminista durante el siglo XX prevalece en el mundo la inequidad en el acceso a los recursos y el poder, así como a las oportunidades, derechos y obligaciones entre las mujeres y los hombres, razón por la cual, la perspectiva feminista continúa vigente en el contexto de los procesos democráticos de transformación social.

La socialdemocracia y el feminismo son corrientes críticas afines política e ideológicamente porque comparten principios como la igualdad, la justicia, la reivindicación del Estado laico democrático y las libertades. Actualmente los partidos socialdemócratas más avanzados reconocen la equidad de género como uno de sus principios fundamentales y promueven con convicción y voluntad política la democracia paritaria. Por su parte, la Internacional Socialista (IS), enfáticamente la Internacional Socialista de Mujeres (ISM), impulsa de manera sostenida la promulgación de legislaciones y políticas públicas de igualdad y paridad, así como la perspectiva de género en las actividades y políticas partidarias.

En México, la exitosa campaña de Patricia Mercado a la Presidencia de la República del año 2006, demostró que es eficaz y políticamente adecuado articular el enfoque socialdemócrata con la perspectiva feminista. Asimismo, el análisis comparativo de las plataformas electorales de los partidos y coaliciones participantes en el proceso electoral 2006, permite afirmar que Alternativa Social Demócrata y Campesina presentó la plataforma más amplia y avanzada en materia de derechos humanos, equidad de género y no discriminación. En el marco del desempeño parlamentario las diputaciones de Alternativa han enarbolado propuestas legislativas que sintetizan los valores y principios compartidos de corte socialdemócratas y feministas.

 

CUOTAS Y DEMOCRACIA PARITARIA

Para alcanzar la equidad de género, los ejes fundamentales del movimiento feminista durante las últimas dos décadas fueron las acciones afirmativas y el sistema de cuotas que permitieron arribar a la noción de democracia paritaria, es decir, la presencia equilibrada al cincuenta por ciento de representación entre mujeres y hombres en los espacios de administración, decisión y representación política.

Las cuotas han demostrado sus limitaciones pero siguen siendo necesarias para romper barreras infranqueables, creando una masa crítica que permite a las mujeres pasar de una pequeña a una gran minoría. Las cuotas son más eficaces si van de la mano de políticas para ampliar las capacidades y calificación de las mujeres. Asimismo, el acceso de las mujeres a la educación (demanda central levantada desde las sufragistas), entendida como un proceso de formación intensiva permanente es un camino indispensable hacia la paridad, ya que permiten elevar la competitividad superando el déficit cualitativo en el que viven millones de mujeres.

 

EL PAPEL DEL PARTIDO POLÍTICO

Consolidar al partido político Alternativa como instrumento político viable de transformación profunda de la sociedad mexicana, implica asumir a cabalidad una perspectiva feminista socialdemócrata, lo que implica:

1) Incorporar la visión feminista y sus demandas a la agenda política nacional socialdemócrata;

2) Fortalecer la interlocución y las alianzas autonómicas con las organizaciones de la sociedad civil (OSC), la academia, las organizaciones internacionales, así como las y los votantes de Alternativa, con el propósito de promover la participación política de las mujeres;

3) Impulsar como prioridad política un Programa de Igualdad y Paridad, que permita consolidar, entre otros aspectos, la sólida formación de un número significativo de cuadros feministas socialdemócratas (mujeres y hombres).

 

EL LIDERAZGO FEMENINO

Entre otras características, el perfil para un liderazgo eficaz de los cuadros socialdemócratas feministas de Alternativa requiere:

1) Articulación de la visión feminista con la visión socialdemócrata para dar respuesta al conjunto de los problemas nacionales, a través de una permanente preparación teórica, política y profesional;

2) Capacidad innovadora, de apertura al cambio, de análisis y de toma de decisiones;

3) Incidencia en espacios de poder público;

4) Congruencia en la práctica con los principios y valores de Alternativa;

5) Comunicación asertiva, capacidad de mediación, de negociación y de resolución de conflictos;

6) Actitud incluyente y promotora de nuevos liderazgos;

7) Capacidad de construir una visión e identidad compartida;

8) Autoconocimiento y conciencia de debilidades y fortalezas para la ubicación estratégica en espacios acordes con las capacidades y habilidades personales.

 

MUJERES EN EL EJERCICIO DEL PODER

En la etapa actual Alternativa ratifica su compromiso con la promoción del acceso de las mujeres al pleno ejercicio de sus derechos humanos y ciudadanía. Para ello, las mujeres y hombres de Alterrnativa desarrollamos estrategias para que las mujeres estén en condiciones y capacidad de incidir en las estructuras de decisión y participen activamente en las instancias de poder al interior y fuera del partido.

Estamos desarrollando, como lo está haciendo la socialdemocracia en todo el mundo, acciones para concretar el derecho de las mujeres mexicanas a concurrir en igualdad de oportunidades a las disputas y decisiones de mayor envergadura en el terreno político nacional, rompiendo el "techo de cristal" que en ese ámbito impide superar lo más pronto posible la gran brecha de género persistente.

Esta meta exige de voluntad política, congruencia, buen juicio y asertividad ya que la dimensión y trascendencia de la tarea propuesta lo amerita: se trata en verdad, de impulsar un nuevo orden civilizatorio donde la desigualdad, la intolerancia y la discriminación ya no encuentren lugar, ni dentro, ni fuera del partido.

 

* Secretaria de Equidad, Género y Derechos Humanos de Alternativa Partido Político Nacional

 

 


 

   
 
 
Derechos Reservados © Noticias de Puebla Tlaxcala 2006.
Política de privacidad. | Sitio hospedado en InterPlanet.
[Valid RSS]