Liberan a los asesinos de humildes Huitziltecos de la Sierra Norte

 

MOVIMIENTO ANTORCHISTA NACIONAL*

Los habitantes del municipio de Huitzilan de Serdán, enclavado en la Sierra Norte del estado de Puebla, enfrentaron una etapa de marginación, olvido y terror, de 1974 a 1984, cuando un grupo de asesinos a sueldo, integrantes de la extinta organización Unión Campesina Independiente (UCI), cometió más de 150 asesinatos, así como violaciones, robos y quema de casas habitación, entre muchas otras fechorías.

Después de la llegada de Antorcha Campesina en 1984 al municipio, y de buscar apoyo a un sin número de organizaciones y partidos, sin resultado alguno, se logró implantar poco a poco el orden y la paz en éste pueblo indígena, que se encontraba sumido en el atraso y abandono.

De acuerdo a la versión de los huitziltecos, los asesinatos de personas inocentes han continuado durante los últimos 23 años, han caído indígenas que han luchado por sacar a su pueblo adelante, y aunque se tiene perfectamente identificados a los autores materiales e intelectuales de dichos crímenes, no se ha hecho nada por aplicar justicia, y no se le da continuidad a las investigaciones para castigar a los homicidas de Francisco Luna Gobierno, Av. Prev. 029/98/ZAP; Gildardo Vázquez Teopan, proceso 41/2003; Jesús Juárez Flores, Av. Prev. 112/02/ZAP; Ramírez Velásquez Gobierno y José Gregorio Bonilla, a pesar de que hay señalamientos contra los asesinos Francisco y Ramírez Ayance Hernández, “Los Tepet”, y Eduardo Hernández Hernández.

En el único caso en el que se han registrado avances -pues ya estaban detenidos los asesinos- es el de Máximo de la Cruz Rivera (anciano de 68 años), muerto en febrero del 2003. Los delincuentes quienes confesaron su crimen, por lo que se les recluyó en el CERESO de la ciudad de Puebla: Bartolomé Melchi Santiago, Francisco Ayance Hernández, Francisco Vázquez García, Miguel Cabañas Mateo y Raúl Santiago Velásquez, ahora dejaron libres a los tres últimos.

En relación a este hecho, Jovita Gómez Ayance, hija de Ignacio Gómez Cipriano (asesinado hace más de 20 años), quien fuera el segundo presidente antorchista, manifestó: “pues, yo digo que no deben de estar libres, deben estar encerrados, yo digo que no está bien que ahorita ellos estén libres, pues quieran ellos, los que están libres regresar y hacer otra vez lo que hicieron antes, nosotros no estamos dispuestos, ¿por qué?, porque pues como le decía yo ya sé cómo sufrimos antes, los de la UCI nos corrieron de aquí. En mi casa o en la casa donde vivíamos antes, pues, nos sacaron muy noche, ya junto con mi papá, me acuerdo que todavía que vivía, nos llevaron con mis abuelitos, mi mamá y mis demás hermanitos más chiquitos, nos llevaron en el cerro en la noche porque nos corrieron y quemaron nuestra casa, donde vivíamos y pues llegamos a un lugar, a un municipio que no nos recibieron por que era de madrugada; pues como allá en otros municipios también estaban enterados de lo que estaba pasando en Huitzilan, pues ellos no nos quisieron recibir en ningún lado”.

“Tuvimos que cruzar un río, me acuerdo que cruzamos un río y nos fuimos a otro municipio, a ese municipio se llama Zapotitlán de Méndez, donde nosotros llegamos allá, me acuerdo que una señora nos recibió, todavía vive la señora, nos recibió, nos dijo que nos quedáramos, nos quedamos y mi papá se regresó a Huitzilan, nada más nos fue a dejar y se regresó y ahí fue donde empezaron ellos a trabajar, él todavía no estaba como presidente ese día que pasó cuando quemaron nuestra casa, él se regresó y lo que hizo fue decirnos que regresaba luego”.

“El no regresó hasta que nosotros le preguntábamos a mi mamá y le decíamos que porqué mi papá no estaba con nosotros, lo que decía mamá es que él había salido con algunos compañeros, hicieron un equipo y que estaban buscando ayuda para que nos regresáramos a Huitzilan, eso es lo que me comentó mi mamá”.

 

¿CUÁNDO Y CÓMO MURIÓ?

“Bueno, pues ya tiene muchos años, son como 20 años que lo mataron y yo estaba más chiquita, pero me acuerdo cuando nosotros estábamos donde vivíamos, bueno iba mucha gente como él estaba como presidente antes, el segundo presidente desde la llegada de Antorcha y mucha gente iba a decir las cosas que comentaban, que a mi papá lo iban a matar, como él nunca lo creyó porque él estaba trabajando, ¿no?, estaba atento a su trabajo no hizo caso, entonces después de eso él salió, se fue, yo también tuve que salir, un día en la mañana salí como a las cinco de la mañana que estaba enfermo uno de mis primos entonces me fui con su mamá, yo estaba muy chiquita, pero me acuerdo que me fui con ella, fuimos que curar al niño y cuando llegué mi papá ya estaba muerto”.

Por su parte, la señora Luisa González Hernández, viuda de Ramírez Velásquez Gobierno (asesinado hace 3 años y primer presidente municipal antorchista), entrevistada en náhuatl, dijo que hasta ahorita no se ha hecho justicia por la muerte de su esposo, pues los pocos asesinos que se habían detenido fueron puestos en libertad.

 

¿CÓMO MURIÓ?

“Mi esposo fue el primer presidente de Antorcha y después de que salió como presidente empezó a trabajar en su rancho y ahí donde estaba trabajando lo mataron, desde que era presidente le decían que lo iban a matar la gente que no quiere a los antorchistas, que no les gusta su trabajo”.

 

NO DETIENEN A LOS ASESINOS

El señor Luis Vázquez de los Santos, padre de Gildardo Vázquez Teopan, comentó que a su hijo lo mataron en El Paraíso, en la gasera. De eso ya hizo 4 años y el gobierno no ha hecho nada para detener a los homicidas, pese a que la denuncia está hecha y se ha señalado a los culpables, por lo que pide que las autoridades no dejen libres a los asesinos y que “nos ayude para que se castiguen”.

Por otro lado, Sebastián Manzano Tadeo señaló que su tío, Bartolomé Tadeo Arellano, también fue asesinado, 19 de marzo del 83, a un lado del beneficio de café e insistió en que el gobierno capture a los asesinos, “que los agarren y que los castiguen, porque pues no los han castigado, el gobierno que nos ayude, que los castigue, pues lo que hicieron ellos de dejarlos libres no está bien”.

El presidente municipal de Huitzilan de Serdán, Pedro Cipriano Bonilla, mostró preocupación porque el Gobierno del Estado de Puebla dejó libres a los tres sujetos a quienes ya se les había comprobado su delito: “Bueno, es que ahí no sabemos qué está haciendo el gobierno, porque al liberar estos asesinos, estos asesinos no se van a quedar así, sino que van a seguir haciendo sus fechorías como las que han venido haciendo, si ya estaban, ya estaban encarcelados y ya tenían su sentencia ¿cómo es posible que los están liberando si todavía no cumplen su condena?”.

“Lo que si le pedimos al Gobierno del Estado es que se haga justicia, porque no es posible que ya estando procesados los estén liberando y bueno, lo que sí queremos es que se hagan las investigaciones y que se hagan bien los procesos, y que ahora sí los vuelvan a detener, porque ya tenían su condena, ya tenían su proceso y ahora que los sueltan, ¿pues qué está haciendo el gobierno?, nos está traicionando: nos está traicionando porque no está cumpliendo con lo que están diciendo de que están aplicando la justicia y, en vez de aplicarla la están violando, ahí se ve claramente que no está cumpliendo con lo que siempre han dicho que van a aplicar la justicia y no es cierto”.

Por último, el edil insistió: “Lo que pedimos al Gobierno del Estado es que se aplique la justicia conforme a derecho, que se aclare porque los liberaron, si ya tenían sus procesos, son los asesinos no sólo de Gildardo Vázquez Teoapan, sino también de Máximo de la Cruz Rivera y otros asesinatos que cometieron y que si los liberaron puede haber otro crimen

 

* Página en internet: www.antorchacampesina . org.mx Correo:

antorcha@antorchacampesina.org.mx

 

 

 

   
 
 
Derechos Reservados © Noticias de Puebla Tlaxcala 2006.
Política de privacidad. | Sitio hospedado en InterPlanet.
[Valid RSS]